domingo, 4 de marzo de 2012

Como fijar el precio de tu trabajo?

Ayer tuve una experiencia que me hizo recordar una historia que leí en la universidad hace algunos años. La historia dice así:

"Algunas veces es un error juzgar el valor de una actividad simplemente por el tiempo que toma realizarla… Un buen ejemplo es el caso del ingeniero que fue llamado a arreglar una computadora muy grande y extremadamente compleja… una computadora que valía 12 millones de dólares.
Sentado frente a la pantalla, oprimió unas cuantas teclas, asintió con la cabeza, murmuró algo para sí mismo y apagó el aparato. Procedió a sacar un pequeño destornillador de su bolsillo y dio vuelta y media a un minúsculo tornillo. Entonces encendió de nuevo la computadora y comprobó que estaba trabajando perfectamente. El presidente de la compañía se mostró encantado y se ofreció a pagar la cuenta en el acto. - ¿Cuánto le debo? -preguntó. - Son mil dólares, si me hace el favor. - ¿Mil dólares? ¿Mil dólares por unos momentos de trabajo? ¿Mil dólares por apretar un simple tornillito? ¡Ya sé que mi computadora cuesta 12 millones de dólares, pero mil dólares es una cantidad disparatada! La pagaré sólo si me manda una factura perfectamente detallada que lo justifique. El ingeniero asintió con la cabeza y se fue. A la mañana siguiente, el presidente recibió la factura, la leyó con cuidado, sacudió la cabeza y procedió a pagarla en el acto, sin chistar.
La factura decía:
Servicios prestados:
Apretar un tornillo:…………. 1 dólar 
Saber qué tornillo apretar: 999 dólares
Total:………………………… 1.000 dólares"


Por qué lo recordé? Pues porque me sucedió lo mismo. Fui llamado de emergencia para atender un problema con un servidor de una empresa X. Hice mi trabajo en un tiempo relativamente corto. Desafortunadamente al momento de cobrar mis clientes no fueron tan comprensivos como el presidente de la compañía de la historia. El mundo real es así, existen empresarios a los que poco les importa el tiempo, dinero y esfuerzo invertido en tu preparación profesional, ellos quieren poner precio a tu trabajo.

Todo aquel que, al igual que yo, realiza trabajos como FreeLancer enfrenta este tipo situaciones. Y nos hacemos la pregunta ¿Como debemos fijar el precio de nuestro trabajo? Personalmente escojo de entre las siguientes opciones:

  • Fijar el precio antes de hacer el trabajo. Es recomendable cuando realizas un trabajo "mecánico". Es decir tareas para las que las soluciones son obvias, o que no necesariamente involucran solucionar algún problema. Ejemplo de esto pueden ser el mantenimiento preventivo de pc, instalación y/o actualización de software, configuraciones básicas del s.o, instalación de hardware, cableado de red, etc. 
    • Ventaja: Si el cliente no acepta tu precio puedes dar media vuelta e irte sin mover un solo dedo.
    • Desventaja: Corres el riesgo de encontrarte con una situación imprevista  que demande mucho mas tiempo y esfuerzo que no serán remunerados.
  • Realizar un diagnostico, luego fijar el precio. Aconsejo este método para casos en los que "hay un problema" y según nuestra experiencia sabemos de manera precisa las posibles soluciones a aplicar.
    • Ventaja: Fijarás un precio con el que al final estarás satisfecho.
    • Desventaja: El diagnostico "ya es trabajo", es esfuerzo y tiempo que no será remunerado si el cliente decide no hacer uso de tus servicios.
Personalmente esta es la opción que uso cuando el encargo es el desarrollo de alguna aplicación o diseño de sitio web. Ustedes ya sabrán que primero es el análisis de requerimientos. En este ultimo ejemplo lo ideal es dejar el acuerdo por escrito.
  • Realizar todo el trabajo luego fijar el precio. Si, si... está ultima opción es la que llevo a escribir este artículo. Sin embargo hay ocasiones en las que el pc o servidor presenta comportamiento  tipo poltergeist. Esas ocasiones en las que toda tu experiencia acumulada no es suficiente para explicar de forma precisa el mal funcionamiento del hardware o software. Entonces tienes que recurrir a probar múltiples opciones de solución o invocar al CHapulin Colorado, jeje. Al final lo justo es cobrar por todo el esfuerzo y tiempo invertido y no solo por la solución que a fin cuentas funcionó.
Cualquiera de estas opciones las aplico considerando los precios en el mercado para cada servicio procurando siempre un precio justo para el cliente y para mí.

Esta es una humilde apreciación, y tu que opinas?

P.D.: Agradezco los comentarios constructivos.

7 comentarios:

  1. Tenes toda la razón....
    Pero no se les halla el hoyo, si les cobras x horas, dicen q tardas mucho en resolver para cobrar mas, si les cobras x obra dicen que muy caro....

    ResponderEliminar
  2. Pues en mi caso he trabajado en la primera y tercera opcion. En la mayoria de los casos, la tercera opcion me han buscado cuando ya es la ultima opcion y he cobrado por unos minutos de trabajo una buena cantidad y me lo han pagado sin dudar.

    Tambien hay que tomar en cuenta para definir un precio y que no mencionan aca es la cantidad de personas que podrian resolver el problema que tiene el cliente, las especializaciones que hay que tener para poder resolver en poco tiempo y la cantidad de horas de estudio que se han invertido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu aporte hflores. La observación que haces es válida, pero hay que considerar el otro lado de la moneda. Al respecto GSELAXZA del grupo PTIC-NIC escribió: "... existen colegas mas jovenes o con poca experiencia que cobran cantidades irrisorias por un trabajo, y los empresarios quieren poner ese valor a cualquier trabajo que realicemos." A fin de cuentas el éxito está en negociar concienzudamente.

      Eliminar
  3. Muy Buen articulo me gusto y se basa en una realidad en la cual muchos quieren aprovecharse de quienes inician y nos da la moraleja de valorar nuestro trabajo.

    ResponderEliminar
  4. Excelente, solo un consejo, que aunque obvio, nunca está de más mencionar:

    - No hacer rebajas sin que te lo pidan.

    Lo más probable es que cuando fijemos el precio ya hayamos considerado un margen para rebaja, si lo restamos, de todos modos el cliente la solicitará, y hará que el margen de utilidad sea aun menor, lo que podría quitarle la rentabilidad a nuestro trabajo, especialmente si elegimos realizar el trabajo y fijar el precio después.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón Perrusho. Tu aporte es muy acertado.

      Eliminar
  5. Muy bueno el tema para comentar, por desgracia es un tema que implica considerar un sin numero de factores que influyen en el hecho de poder lograr la remuneracion deseado por el esfuerzo invertido en la realizacion de una labor.

    El hecho es que no se puede establecer una regla general para el exito en un caso como este, si se pueden establecer una serie de factores que se pueden considerar para efectos de lograr el exito al final y son considerar:

    1- El tipo de cliente
    Tenemos clientes que pueden pagar y clientes que no, siempre es bueno saber con quien se trata antes de hacer negocios, esa una regla basica en los negocios.

    2- Es siempre recomendable cobrar anticipado, al menos un porcentaje, los diagnosticos tambien se cobran, si lo hacen los modicos antes de recetarte las medicinas que tambien te venden porque no podemos hacer lo mismo nosotros.

    Inclusive muchas empresas serias establecidas practican exactamente lo mismo, el cobro del diagnostico previa la realizacion del trabajo. Me acuerdo que cuando me dio problemas mi vehiculo lo lleve a un taller X y el mecanico me dijo: "Son Y C$ por el diagnostico, se lo revisamos completo y una vez hecho eso, usted decide si lo repara o no."

    Aunque esta medida no la podemos aplicar con todos nuestros clientes, siempre es importante aplicarla cada vez que se pueda.

    3- Mi ultima recomendacion aunque quiza para alguna menos metodica, es rezar un padre nuestro y ponernos en las manos de Dios, al final de cuenta hay que ser positivos y esperar siempre lo mejor y recordar que el Dios provee, siempre provee.

    A esto quiero agregar una cosa, sí, es cierto Dios provee, pero eso no quiere decir que nosotros como personas no pongamos de nuestra parte para lograr el exito y los resultados que esperamos. A veces lograr los resultados esperados esta un 80% en nuestras manos, lo que pasa es que no identificamos el potencial en las situaciones que nos parecen adversas.

    ResponderEliminar